Dislexia-propioceptiva

La propiocepción

¿Que es?

La propiocepción son los sensores que tenemos en nuestros músculos, los huesos musculares. Es el elemento central del sistema postural. Es decir, informan de la ubicación de las diferentes partes del cuerpo y de los movimientos sin tener que mirar, permitiendo situar en el espacio las distintas aferencias.
Estos sensores nos informan sobre la posición de las partes de nuestro cuerpo en el espacio.

POR EJEMPLO Saber cuándo la cabeza está recta y cuándo está inclinada.

¿Cómo funciona?

Funciona como todos los demás sentidos: los sensores transmiten su información, en base a la cual se toman decisiones que afectan a los músculos, en un permanente circuito de retroalimentación.

La propiocepción tiene tres funciones principales: control del tono postural, percepción y localización espacial. Son los tres aspectos más importantes para evaluar en la actividad clínica.

Propiocepción disfuncional o SDP

Cuando la propiocepción es disfuncional, significa que el cerebro decide atendiendo a datos erróneos. Por ejemplo, una persona puede inclinar la cabeza creyendo que está recta.

Un poco de historia

Martins da Cunha, médico portugués, describió en 1979 el síndrome de deficiencia postural (SDP), al observar que algunos de sus pacientes mostraban alteraciones en la forma de percibir su cuerpo.

El SDP engloba muchos otros síntomas que incluyen: dolor, desequilibrio, dificultad de aprendizaje, palidez, trastornos circulatorios, náuseas, vómitos, desorientación espacial, fatiga injustificada, limitación de movimientos articulares, errores en la localización exacta de cada segmento del cuerpo, trastornos de la articulación de las palabras y la percepción auditiva, así como caídas y accidentes sin explicación plausible. Aunque no todos los casos descritos por da Cunha poseían el cuadro clínico completo, todos ellos tenían alterada la percepción del propio cuerpo, rasgo distintivo que caracteriza el SDP.

¿Cómo se corrige?

La información propioceptiva incorrecta puede modificarse, por ejemplo, cambiando la dirección de las imágenes (la luz) que entran en los ojos con prismas (gafas especiales de prisma) o con insertos en diferentes partes del cuerpo, como por ejemplo en la boca que modificarán su mecánica global a través de los cambios sensoriales. La propiocepción de la boca y los ojos comparten circuitos neurológicos, de ahí que puedan interferirse.

Parece que la información auditiva y visual se refuerza si se percibe como coherente espacialmente y pierde calidad en caso contrario (ley de convergencia espacial). Una disfunción propioceptiva puede tener un papel destacado en los trastornos visuo-atencionales y fonológicos observados en la dislexia, al alterar el procesamiento espacial de los datos suministrados por la vista y el oído.

Da Cunha comprobó que la utilización de técnicas posturales adecuadas permitía eliminar los diferentes síntomas.

Esta primera aproximación de M. Da Cunha se ha visto confirmada por otros investigadores en recientes publicaciones. El síndrome de deficiencia postural (SDP), actualmente también se le denomina síndrome de deficiencia propioceptiva o dispropiocepción. En el SDP podemos observar las siguientes características:

1) Asimetría de tono muscular espinal, que se puede evaluar mediante diferentes tests. Solemos utilizar el de rotación/extensión cervical.

2) Trastorno de la localización espacial visual, valorado con el test de Maddox vertical. Los resultados obtenidos pueden variar en función de estímulos orales o acústicos (sonido externo o emitido por el mismo paciente). En la dislexia, estos estímulos provocan numerosas interferencias en el test, una labilidad (HV- lábil) que identifica al paciente disléxico, según han subrayado distintos autores.

Para tratar a un paciente con SDP, realizamos un diagnóstico que comprende:

La historia clínica del paciente

Mediante un cuestionario con 56 preguntas sobre diferentes áreas (fatiga, equilibrio, sueño, tono muscular, vista…) en las que la propiocepción está implicada. El niño debe responder según su propio criterio, excepto en aquellas preguntas que no sepa contestar y que los padres les puedan ayudar. Si existen
muchas respuestas a estas 56 preguntas son positivas, se puede hacer un diagnóstico de dispropriocepción, aunque se precisarán más pruebas.

Exploración muscular y postural

Se valora la asimetría tónica muscular y problemas posturales que presentan los pacientes con dificultades de aprendizaje.

Test de percepción y de localización espacial

Entre los que destaca el test de Maddox postural que nos permite marcar un objetivo en el tratamiento del paciente disléxico. Una vez diagnosticado el SDP con los diferentes cuestionarios y test y evaluada la dificultad de aprendizaje de nuestro paciente, realizamos tratamientos a fin de reprogramar la postura, que varían en cada caso: micro estimulaciones orales, plantillas exteroceptivas, estimulación auditiva, prismas, ejercicios para modificar los sensores musculares, etc. De ese modo intentamos optimizar la coherencia entre las diferentes vías sensoriales y propioceptivas. Esa nueva situación hará que el aprendizaje sea más fácil, facilitando la rehabilitación del proceso lector.

Test Maddox

Material necesario

Consiste en un plástico formado por una serie de cilindros de color rojo oscuro. (Scobee, 1951), de forma similar y con un radio de curvatura muy pequeño, paralelos; el conjunto en forma de disco está montado en un mango. Transforman la
imagen de un punto luminoso en una raya luminosa, de sentido perpendicular a la dirección de los cilindros.

Cada uno de los 2 ojos fija la misma luz, una pantalla roja transforma la luz en una línea horizontal delante de uno de los dos ojos. Cuando la localización espacial visual es idéntica, la línea está en el centro de la luz (OV). Sino es así, hay heteroforia vertical (HV) signo de una heterolocalización espacial.

sdfgsdfg

Respuestas al test

Dislexia propioceptiva - Biodental

Se ha observado que los pacientes con localización espacial estable (OV, HV-estable) no presentan trastornos específicos de aprendizaje (TEA). Eso sólo ocurre en caso de inestabilidad de la referencia espacial visual, que no se considera como un problema visual sino como reflejo de la función propioceptiva general.

Se ha demostrado una relación consistente entre la existencia de un TEA y un SDP-HV lábil (manifestación clínica de una disfunción propioceptiva). Los dos tipos de dislexia (superficial y fonológica) parecen corresponder a diferentes alteraciones propioceptivas.

Resultados

La causa de la dislexia sigue siendo incierta. Existen diferentes hipótesis (teoría magno celular, cerebelosa, fonológica, visual-atencional), aunque ninguna explica todos los aspectos de esta afectación.

SIN EMBARGO, la dificultad para integrar las diferentes informaciones propioceptivas parece ser habitual. Cuando un niño con dispropiocepción percibe sonidos, hay una pérdida visual de la que el niño nunca ha hablado porque es natural para él.

Cuando se modifican los sensores disfuncionales, la interferencia auditiva/visual desaparece.

Gracias a los estudios, se ha destacado que el 70% de los disléxicos padecen apneas nocturnas. Los niños no descansan y no pueden rendir bien ante las tareas.

PERO cuando la propiocepción en la boca se modifica como parte de una terapia, las apneas nocturnas disminuyen o incluso desaparecen. De ese modo, el aprendizaje puede consolidarse mejor durante la fase de sueño REM.

Dislexia propioceptiva - Biodental
Estudio de Quercia (2005). Porcentaje medio de mejora tras tratamiento propioceptivo valorado por niñ@ disléxic@ (azul) y progenitores (amarillo).

El tratamiento propioceptivo en los niños demuestra una mejoría desde el primer momento en que se aplican los diferentes estímulos correctores. Tanto la velocidad lectora como la comprensión del texto se ven facilitados.

Los niños cuya propiocepción se corrige dejan de comportarse como disléxicos.

BIENESTAR GENERAL. Desaparecen los dolores musculares, la fatiga a la hora de leer…

MEJORA la comprensión oral, la escritura, la concentración, la memoria y la eficacia al realizar tareas escolares…

Mas Información

Existen estudios respecto a este tema que demuestran los porcentajes de mejora y
además del estudio realizado por nosotros mismo en el 2019.

Contacta con nosotros para más información.

    Clínica Biodental
    Blanes Institut Odontològic

    Av. Joan Carles I, 178 – 17300 Blanes (Girona)
    bioclinicadental.com
    Tlf: +34 972 353 767 

    © Clínica Biodental – Blanes Institut Odontològic. Todos los derechos reservados. – Aviso Legal Política de cookies – Desarrollado por agencia[e]com